Baño

Plato de ducha de obra o prefabricado: cuál es mejor

Plato de ducha de obra o prefabricado cual mejor opción

Las ventajas de disfrutar de un plato de ducha a ras del suelo son muchas, por lo tanto, habría que hacer obras para lograrlo.

Asimismo, el cliente puede elegir qué tipo de revestimiento le interesa para las paredes y el pavimento.

No obstante, muchas personas aún se preguntan si es mejor una ducha de obra o el plato.

Por este motivo, vamos a explicar cuáles son las principales diferencias y sus ventajas

Renovar o reformar un baño es muy común en los hogares, sobre todo, si queremos mejorar la estética y otorgar más funcionalidad a este espacio.

Además, es una de las opciones más económicas para darle una mayor vida útil a esta estancia, que se utiliza diariamente.

Sin embargo, surgen dudas cuando se trata de cambiar la bañera o la ducha o qué modelo nos conviene.

Ventajas e inconvenientes de los platos de ducha prefabricados

plato ducha prefabricado

3d rendering modern design and marble tile toilet and bathroom

Seguramente, hemos pensado, en más de una ocasión, que el plato de ducha prefabricado es la mejor alternativa.

Ese elemento se integra directamente en el suelo, evita hacer muchas obras y sirve para prevenir los problemas de infiltración de agua.

De hecho, una de sus principales características es crear pendientes que llevan este caudal hasta la rejilla o el desagüe.

Las ventajas de los platos de duchas prefabricados

Hay una amplia variedad de modelos y tamaños para todo tipo de gustos y presupuestos.

Por lo tanto, siempre se puede encontrar uno que se adapte a nuestro espacio.

Hace años, la mayoría de estos platos eran cuadrados y de cerámica vidriada, hoy en día, tenemos nuevas opciones, con material sintético para aportar mayor personalización.

Los platos de ducha prefabricados pueden estar entre los 110 euros hasta los 1000 euros.

Esto depende de un gran número de factores, como el tamaño, el material y la instalación.

Además, su mantenimiento y limpieza tampoco son un gran problema, basta con usar los productos adecuados para conservarlo en buen estado.

Los inconvenientes de los platos de ducha prefabricados

Uno de los principales problemas que presentan estos platos son las medidas estándar (70×70, 80×80, 90×90 o 100×100).

Si bien es cierto, que siempre se pueden cortar o modificar para acoplar perfectamente en el hueco.

Por otro lado, hay que revisar si tienen desperfectos o durante la fabricación, hay algún defecto, porque esto afectaría a su duración.

Ventajas e inconvenientes de instalar una ducha de obra

Todavía son muchos los que consideran que la ducha de obra es la mejor opción, porque permite hacer una instalación adecuada para cualquier baño o aseo.

La idea es conseguir un elemento tanto funcional como estético.

No obstante, si la pregunta es saber qué es mejor el plato de ducha o de obra, lo más conveniente es valorar los pros y los contras.

Las ventajas de la ducha de obra

Platos de ducha de obra Una de las principales ventajas de estos platos es que se pueden ajustar perfectamente a cualquier espacio.

De todas formas, son los más recomendados cuando se trata de espacios pequeños.

Asimismo, la posibilidad de elegir el diseño, que más nos guste, para hacer algo propio y exclusivo, también es algo a tener cuenta.

Por ejemplo, si nos gustan los contrastes, se puede optar por un diseño para delimitar físicamente esta zona.

Por otro lado, si queremos materiales lujosos y elegantes, como el mármol, también tenemos esta posibilidad de elegirlos.

Finalmente, también tenemos que hacer mención a su duración y vida útil, siempre y cuando se seleccione un material de calidad.

Los inconvenientes de la ducha de obra

Uno de los mayores inconvenientes tiene que ver con su coste, porque al realizar estas obras, el presupuesto se incrementa.

El motivo principal tiene que ver con varios factores, como ajustar el desagüe, la impermeabilización, la colocación a ras del suelo, entre otras.

Por otra parte, las obras llevan su tiempo, por lo que tendremos limitaciones en el uso, sobre todo, si se trata de refrescarnos o ducharnos.

Por este motivo, es conveniente organizarse con antelación para no vernos afectados durante su instalación.

Finalmente, también podrías dudar si la ducha sin plato presenta inconvenientes.

En este sentido, hay que aclarar que es una de las últimas tendencias en decoración.

Sin embargo, la falta de perfilería puede ocasionar problemas, como la necesidad de utilizar mayor espacio para su instalación y la inversión económica que habría que realizar.

En conclusión, la ducha de obra o el plato de ducha son igual de recomendables, sin embargo, esto dependerá de los gustos de la persona y sus necesidades.

En Matías Árbol, somos expertos en este sector, por lo que si tienes alguna duda o necesitas hacer reformas en tu baño, puedes ponerte en contacto con nosotros.

Desde nuestra empresa ofrecemos el mejor asesoramiento profesional y la mejor solución si no sabes si te conviene la ducha de obra o el plato.